miércoles, 21 de junio de 2017

UN VERANO MUY CALIENTE (21 de junio de 2017)


El Diario Montañés, 21 de junio de 2017

El Observatorio Astronómico Nacional dice que hoy comienza el verano, aunque podemos  asegurar sin necesidad de mirar a las estrellas que ya lleva varias fechas entre nosotros: las altas temperaturas y los pantanos resecos así lo atestiguan, y la amenaza de futuros recortes –también en el agua– está más presente que nunca, aunque prefiramos mirar hacia otro lado. La ola de calor primaveral vuelve a superar este año la temperatura del año anterior, que, a su vez, superó la del precedente. Y todo ello me lleva a pensar que esto, más que una casualidad, es ya un ciclo que presagia un cambio climático impepinable que sólo los necios no quieren ver, ahora que, para nuestra desgracia, al frente del mundo está uno de ellos.
En política, por eso de que el verano suele ser época de baja actividad, es tradición trasladar la calentura a los otoños. Pero también aquí parece que el cambio climático ha trastocado las estaciones. Y, pese a que los poetas identifican el buen tiempo con el amor, algunos militantes del partido socialista de Cantabria no parecen estar muy por la labor y han decidido presentar una candidatura alternativa a la oficial, para lograr «un cambio de caras y un cambio de actitud». Sus oponentes del PP regional también andan a la greña, por más que desde Génova intenten salvar los muebles pidiendo una conciliación que parece imposible dadas las posturas irreconciliables. En este verano caliente, anticipo de un otoño que puede ser abrasador, el único partido que parece vivir al margen de los sofocos es el PRC, que asiste al espectáculo instalado cómodamente en el tendido de sombra. Al menos mientras Revilla aguante.
Desconozco si nuestro presidente ha recibido ya alguna de esas señales que nos llegan cuando nos vamos haciendo mayores. Pensar en cambiar la bañera por el plato de ducha es una de ellas, aunque un amigo mío mantiene que la definitiva es que te da por hablar del tiempo cuando no tienes de qué hablar. No seré yo quien le lleve la contraria.

martes, 13 de junio de 2017

SENSACIÓN DE BUEN BALANCE (14 de junio de 2017)


El Diario Montañés, 14 de junio de 2017

Somos un país con tendencia al engaño. En ‘El Buscón’, la genial novela de Quevedo, hay un personaje que sufre hambre crónica, pero todos los días sale a la calle con una cajita en la que lleva migajas de pan para colocárselas «por barba y vestido, de suerte que parece haber comido». Muchos años después, Rodrigo Rato, con sonrisa sibilina, hizo lo propio con la famosa campana de Bankia, cuyos tañidos no pudieron evitar el posterior campanazo de la entidad. Tengo un amigo que excusa tales posturas, porque mantiene que en esta sociedad de apariencias «siempre hay que dar sensación de buen balance». Y a eso es a lo que se han dedicado los responsables del sector bancario desde que llegó la crisis financiera: a transmitirnos un estado muy saludable de sus cuentas. Lástima que ahora que todo parecía ir tan bien haya caído el Banco Popular, al que no tumbaron en su día ni los trapicheos del famoso Pepe.
Nuestra Caja Cantabria, despersonalizada en Liberbank, es la que más está pagando el precio de la actual inseguridad, y es una pena. El amigo al que antes me refería guardaba allí sus ahorros, agradecido porque la Obra Social hacía parques en los pueblos para que jugasen los niños y ponía bancos para que se sentasen los viejos. Ahora ya no; aquello es historia. Ni siquiera hay suficiente personal en las oficinas, y eso que según sus cuentas aún sobran unos cuantos.
Espero que Liberbank resista y que sus accionistas no lo pierdan todo, como lo han perdido los del Popular, cuyas lágrimas han tenido menos minutos televisivos que las de Manolo el del bombo cuando le robaron su tambor de batalla. Algo lógico en una sociedad que valora más el ruido que las nueces. Por eso se le dio tanto bombo –y aun platillo– a la inauguración del nuevo hospital de Valdecilla. Entonces era un tiempo de ruido electoral; ahora, en el silencio, las nueces de los veintidós millones de euros deben esperar tiempos mejores.
Pero ya llega el verano, y eso, en Santander, nunca se puede olvidar.

miércoles, 7 de junio de 2017

CRÓNICA DE UNA VISITA (7 de junio de 2017)


El Diario Montañés, 7 de junio de 2017

Como todos los años he vuelto a la feria del libro de Madrid. En ella, durante diecisiete días, casi cuatrocientos expositores muestran sus novedades, muy abundantes por eso de que el mercado del libro ha entrado de lleno en la cultura de la caducidad temprana.
Otro asiduo a la feria es nuestro presidente. Los fines de semana suele acudir a firmar libros con su «ahijado», Jesús Cintora, y la expectación que produce crea largas filas en torno a su caseta. En esta edición he estado junto a él –a sus espaldas, sin que se percatara– observando las reacciones de la gente mientras esperaba su dedicatoria. «Miguel Ángel, eres un tío estupendo». «Muchas gracias». «Revilla, ¿por qué no te presentas a presidente de España». «Si tuviera menos años...». «Presidente, ¿no vas a estar en la inauguración del mundial de vela?». Esta pregunta le sorprende, pero reacciona con soltura: «A mí nadie me ha dicho nada..., además, yo soy más de ‘prao’ que de mar. Pero el lunes estaré, sin falta, en la Virgen del Mar». Como, efectivamente, estuvo.
Había quedado con él el día anterior, porque quería visitar la caseta del Gremio de Editores de Cantabria. Cuando se percató de mi presencia, me dijo que en cuanto terminara nos pondríamos en camino, pero que no podía dejar a nadie sin firmar el libro. Con todos hablaba. Con todos se fotografiaba. Permaneció en su lugar hasta que la fila de admiradores llegó a su fin. Fue cuando nos pusimos en marcha. Pero resultaba dificilísimo dar un paso sin que la gente lo reconociera y lo parase para hacerse una foto con él. Al final, lo conseguimos.
Sé que con Revilla las críticas o los halagos no tienen término medio. Yo, aquí, sólo hago una constatación: él ha sido el primer, y único, presidente regional que ha visitado nuestra caseta, aunque en el juego entre también la feria de Santander. Y es un gesto que, como presidente de los editores cántabros, debo agradecer. Porque los libros editados en Cantabria alimentan el alma tanto como las anchoas y los sobaos alimentan el cuerpo.

miércoles, 31 de mayo de 2017

SEQUÍA CULTURAL (31 de mayo de 2017)


El Diario Montañés, 31 de mayo de 2017

Este fin de semana la tranquilidad de Valderredible ha satisfecho mis perspectivas de reposo. Han sido días serenos, conviviendo con gentes que sólo se preocupan por cosas sencillas, ahora por una sequía que reciben con resignación, aunque saben por experiencia que nunca llovió que no escampó y que no hay mal que cien años dure. Pero sí creen en el cambio climático. Lo perciben en las pequeñas cosas: en los hábitos de los pájaros, en el comportamiento de la caza, en el escaso caudal del Ebro, en la temperatura atípica. No necesitan los estudios del primo de Rajoy ni la soberbia de Donald Trump, ambos negacionistas.
Pero también les preocupa la sequía cultural que está produciendo en la zona el cierre a las visitas y el abandono exterior –y dicen que interior– de su joya románica, la iglesia de San Martín de Elines. Don Bertín, el cura de toda la vida, siempre estaba dispuesto a abrir las puertas y a contarle al visitante el edificio de pe a pa. Pero las cosas terrenales tienen caducidad, y a él le vencieron la edad y ciertas lagunas de memoria que anticipaban un traicionero alzhéimer. Cuando hubo de ser ingresado en una residencia, se fueron con él las llaves y comenzó a crecer la hierba en un entorno que el anciano párroco mantenía a raya con la ayuda de un moderno robot cortacésped. Ahora ya no hay robot. Y el cura responsable dice que su tiempo no es exclusivo de Elines, que bastante tiene con atender treinta iglesias. El Obispado, a su vez, sólo se compromete a recibir visitas concertadas previamente y para grupos amplios. El primero se está quedando sin feligreses, porque nadie le perdona que no haya dejado las llaves a los vecinos que se ofrecen para hacer de guías de su querido monumento. Y al Obispado le recuerdan que la iglesia no es de su exclusiva propiedad, que es patrimonio de todos porque todos la mantienen y la adecentan, con sus desvelos, cuando es menester, y con los impuestos, cuando toca. Que si dependiera de la recaudación de su IBI…

miércoles, 24 de mayo de 2017

TODO ES TRANSITORIO (24 de mayo de 2017)


El Diario Montañés, 24 de mayo de 2017


Ha sido éste un fin de semana de mucho calor. El viento sur subió la temperatura, presagiando tormentas que en lo meteorológico se difuminaron, aunque estallaron en lo político. El anochecer en Ferraz se llenó de relámpagos que tambalearon la democracia orgánica de listas controladas, la de los que cuidan de nuestros intereses salvaguardando los suyos. Los otrora descamisados de la pana, en el ocaso y bien situados, habían bendecido a la candidata andaluza, ganadora de todos los envites hasta el día de su primera derrota. Antes habían procurado que no saliera en la foto, como en los tiempos de Guerra, quien se alejara de los mandamientos de la ley del IBEX, porque las revoluciones deben ser controladas, no sea que se empiece pactando con Podemos y se termine cuestionando puestos en los consejos de administración. Pero votaron las bases y el tiro les salió por la culata.
Ahora hace falta que respeten al ganador y no actúen como los críticos del PP cántabro. Incapaces de asimilar su derrota, le han exigido a Buruaga que dimita en un plazo de siete días. Joaquín Solanas, portavoz de los descontentos, ha acusado a su presidenta regional de «violencia verbal, autoritarismo, personalidad vengativa, insegura, inepta, sin carisma, y falta de liderazgo y de autoridad moral». Acaso sus palabras se deban al poder perturbador del viento sur, o quizá estén teledirigidas por los hilos invisibles de Diego –siempre tras las bambalinas–, pero lo cierto es que con tales exabruptos ha abortado cualquier posibilidad de diálogo, y la ruptura parece inevitable. Sospecho que en el fondo de este juego de tronos se esconde la querencia de unos puestos que se consideran vitalicios. Canonjías las llamaba mi tío Serapio Arenal.
Quienes apenas tienen tiempo de calentar sus puestos de trabajo son los nuevos contratados cántabros. Las estadísticas que acabamos de conocer son demoledoras: los contratos temporales, además de ser de escasa duración, han superado el 92% de cuantos se han firmado en el primer cuatrimestre de 2017. Casi nada. Los ciudadanos de a pie sí que están acostumbrados a padecer el insoportable rigor de lo transitorio.

miércoles, 17 de mayo de 2017

FIEBRE CULTURAL (17 de mayo de 2017)


El Diario Montañés, 17 de mayo de 207

Un inusitado interés cultural ha llevado a seis mil cántabros a conseguir, en sólo dos días, el pase permanente del Centro Botín. Colas de personas de cierta edad, la mayoría peinando ya canas, daban vuelta a la esquina de la calle de la Fundación del mismo nombre –«¿y dónde dices que está eso?»–, con la esperanza de que la espera tuviese la compensación del ansiado documento, llave que por poco precio abre las puertas de ese edificio que mira al mar con ojos de libélula. Es la cultura del consumo, la del folleto y los marcapáginas, que tanto conocemos de las ferias del libro: «¿Los regalan?, ¿puedo llevármelos?». Y se los llevan a manojos.
Yo no quiero ser muy crítico con este repentino ardor que ha unido tantas voluntades de la noche a la mañana; simplemente pretendo que reflexionemos sobre el uso exagerado y abusivo que solemos hacer de las cosas cuando son regaladas, o casi. En este caso que nos ocupa, quizá lo más prudente sea seguir el consejo sabio de aquel veterano profesor que permitía a sus alumnos copiar en los exámenes porque así, por lo menos, leían una vez el tema. Y si, además, el pase en cuestión hace honor a su nombre, y sirve para acercar la cultura de manera permanente a algún ciudadano, tanto mejor, no sea que, una vez conseguido, suceda con él como con las comuniones de este mes de mayo, que en más de una ocasión, después de tomar la primera hostia y tras haber celebrado todos los festines, los niños no suelen volver a pisar la iglesia.
Por no resultar del todo gratis ni haber encontrado el modo de conseguir «una financiación sostenible», peligra la presencia del Archivo Lafuente-Reina Sofía en Santander. Los más pesimistas sospechan que si el acuerdo no se firma pronto, todo se puede ir al garete, y nos quedaremos viéndolas venir, sin completar el anillo cultural que soñó un alcalde. Y, lo que es peor, los seis mil del pase permanente no podrán satisfacer del todo su desbordante apetito cultural.  

martes, 9 de mayo de 2017

BARRER PARA CASA (10 de mayo de 2017)


El Diario Montañés, 10 de mayo de 2017

Mil aspirantes se han presentado en Torrelavega para cubrir veinticuatro plazas de barrendero. Ante tal número de opositores se ha debido habilitar el ferial de ganados, un lugar a todas luces inapropiado, para que los examinandos se enfrentaran a las cincuenta preguntas de la prueba teórica 
–mucho tino hay que tener en la elección de las mismas para que no resulten chocantes, porque es muy difícil calibrar por escrito la pericia en ciertas profesiones–. En cuanto a la prueba práctica, cualquier tratado popular sobre la utilización de la escoba aconseja barrer para casa, porque escobando hacia adentro se consiguen dos objetivos primordiales: que nadie tenga información de los propios desperdicios y que se pueda recoger, a resguardo de miradas indiscretas, cualquier objeto de valor que aparezca entre las barreduras. Sin embargo, la ley no está de acuerdo con la sabiduría popular ni con el dicho que se aplica cuando no se encuentra alguna moneda caída al suelo: «Es igual. Déjala para el que barre». Doce empleados de la empresa de residuos MARE lo acaban de padecer en sus propias carnes cuando, llevados por una avaricia quizá inocente, constituyeron una especie de cooperativa para repartirse los beneficios de los objetos de oro que encontraban reciclando la basura. Como no conocían los entresijos del Código Civil, que considera tal acto una apropiación indebida si no han transcurrido dos años desde la pérdida de los objetos en cuestión, los dejaban en esos establecimientos que tanto han proliferado con la crisis, y aliviaban la suya con el dinero que recibían a cambio. Ahora, con gran susto para ellos y consecuencias aún desconocidas, han sido detenidos. Así que los aspirantes al puesto de barrendero deberán tener mucho cuidado en la prueba práctica, no sea que algún examinador perverso coloque objetos valiosos, a modo de trampa, entre la basura para evaluar voluntades.
En adelante, sólo los ladrones de guante blanco podrán seguir utilizando, sin ningún cargo de conciencia, las bolsas de basura para transportar dinero negro. Al fin y al cabo, ellos no han encontrado el botín que otros han perdido; simplemente, lo han robado. Un pecado menor.