miércoles, 14 de febrero de 2018

GESTOS Y GESTAS (14 de febrero de 2018)


El Diario Montañés, 14 de febrero de 2018

En pleno temporal de frío y nieve, con las carreteras al borde del cierre, la guardia civil de tráfico ha mostrado su preocupación porque algunos conductores –más de los deseables, según parece–, además de no llevar cadenas, tenían los neumáticos casi lisos. En realidad, la noticia no debería sorprendernos si tenemos en cuenta cómo están las economías familiares en nuestro país. Cuando alguien no puede cubrir sus necesidades básicas, un cambio de neumáticos representa un contratiempo importante, de ahí que la goma se estire al límite. Supongo que la guardia civil de tráfico también sea consciente de que la administración, aunque no deja de repetir que lo peor de esta crisis ya pasó, tiene descuidadas las carreteras por falta de mantenimiento y sigue con las autovías sumidas en la oscuridad, incluso en las intersecciones más peligrosas. Y ese desgaste y esa falta de luz también inciden en la siniestralidad. Son restos de un oscuro naufragio que a la mayoría nos ha hecho más pobres y nos tiene con el agua al cuello.
No fue el agua, sino el fuego, el causante de la destrucción de unos cuantos miles de libros en el MAS, que, pasado el tiempo, a nadie parece haberle importado –las expresiones «papel mojado» y «papel volatilizado» se suelen utilizar como imágenes literarias de la indiferencia–. Las obras de arte, que por fortuna no sufrieron deterioro, han sido ahora debidamente catalogadas para su embalaje, y han pasado a formar parte de un museo fantasma, momificado, a temperatura controlada. Todo muy aseado.
Tras el incendio del MAS, las obras, que ya duraban un año, se inician de nuevo desde el punto cero, sin proyecto ni fecha de finalización previstos. Pero, como al personal hay que mantenerle entretenido con algo, todo este obligado proceso de conservación y cuidados se quiere vender, con un muy estudiado gesto, como una gesta, para satisfacción de quienes proclaman el no sexismo en el lenguaje. Aunque para gestas, si bien temerarias, las de esos conductores que se lanzan por necesidad a los caminos nevados con los neumáticos al límite. Y sin descomponer el gesto.

miércoles, 7 de febrero de 2018

¿CUÁNTO TE APUESTAS? (7 de febrero de 2018)


El Diario Montañés, 7 de febrero de 2018

Las casas de apuestas ‘on line’ están de moda. Uno escucha la radio o ve un partido por la televisión y siempre hay anuncios que incitan a jugar; incluso adelantan el dinero para que superes las dificultades de la primera vez. Actúan como los camellos con la droga, porque tienen comprobado que quien prueba repite, y la repetición fomenta la adicción, que es la base del negocio. Se apuesta por todo. En fútbol se juega dinero no sólo por el resultado final, sino por adivinar quién será el autor del primero o del último de los goles, o por el número de tarjetas que mostrará el árbitro, o por el color de las mismas... Las posibilidades son casi infinitas.
Nunca he tenido la debilidad de apostar habiendo dinero por medio, un problema que es muy serio, pues, según Jugadores Anónimos –que de esto saben mucho–, «la ludopatía es una enfermedad que hace de tu vida una mentira y puede acabar en el suicidio». Sin quitarle importancia a un asunto que la tiene, y mucha, debo reconocer que hay algún tipo de apuesta que sí me gustaría plantearles a ustedes, aunque fuera sin jugarnos nada. Son apuestas saludables, porque nos mantendrían alerta ante los vendedores de humo. Incluso tendrían más importancia para nuestra sociedad que un resultado de fútbol o el minuto en que un jugador meterá su gol. ¿Les parece bien? Pues, vamos allá:
Podíamos empezar apostando si el ministro de Fomento hará o no finalmente el túnel de Saltacaballo. Luego, apostaríamos sobre la fecha en que se construirá el tercer carril de la autovía Santander-Torrelavega. También podíamos jugárnosla sobre si la reforma de las vías de acceso a Santander se comenzará estando próximas las elecciones. O si se resolverá en esta legislatura la sede del MUPAC. O si se levantará el MAS de sus cenizas. O si llegaremos a ver algún día el tren rápido en Cantabria. O si llegará a funcionar el MetroTUS satisfactoriamente. O...
Desde luego, si las casas de apuestas lo descubren, en el juego de las promesas políticas tendrían un filón.